@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO CON CONTENIDO COPIADO
airam2119
Noticias

Sakura/Cerezo

Sakura/Cerezo

Cuando se menciona Japón una de las primeras imágenes que vienen a la cabeza es la de sus árboles de cerezo. Su flor conocida como sakura es la flor nacional de Japón. Los capullos de colores rosáceos y blancos florecen a finales de Marzo y a inicios de Abril y significan el inicio de la primavera que es celebrada a nivel nacional por los japoneses en el tradicional hanami.

La palabra proviene de saku que significa “florecer” y la terminación en plural ra. La flor se puede encontrar representada en varias expresiones como el kimono herramientas de escritura y utensilios de cocina. La flor de sakura también es un símbolo de vínculo entre personas de valentía tristeza y felicidad. Además es una metáfora de las cosas que no son eternas en esta vida. El color de la flor depende de la especie las hay blancas rosáceas amarillas de rosa intenso verde pálido o rojo claro.

Las flores simbolizan la trascendencia de la vida que es un tema importante dentro de la religión budista. Las flores de sakura son conocidas por la breve pero brillante  temporada en la que florecen un proceso que metafóricamente representa la vida humana. En ocasiones también se le asocia con el nacionalismo y militarismo japonés como lo ha hecho la antropóloga Emiko Ohnuki-Tierney quien escribió un libro titulado Kamikaze Flores de Cerezo y Nacionalismo: La Militarización de la Estética en la Historia de Japón. Por otro lado la flor de cerezo simboliza la caída de un samurái que sacrificó su vida por el emperador. Durante la Segunda Guerra Mundial las flores simbolizaban algo semejante cuando se pintaban en los aviones de los kamikazes.

El culto a la flor de cerezo data de hace siglos y ha sido una forma de expresar simpatía hacia otras culturas. En varios países pueden encontrarse árboles de cerezo en las capitales como en Estados Unidos que recibió 3 mil cerezos en 1912 y anualmente conmemora el Festival de las Flores de Cerezo en Washington.

Leyenda del cerezo

Cuenta una leyenda que hace cientos de años en el  antiguo Japón cuando los señores feudales se debatían en feroces batallas existía una zona de hermosos campos lleno de cerezos. Y precisamente en uno de esos campos maravillosos existía un árbol que pese a tener vida sus ramas no florecían. La tristeza era su única compañía porque ni animal ni hierba se acercaba por miedo a morir también.

Una noche se le apareció un hada con bellas palabras que le ofreció su ayuda para que volviera a estar radiante y hermoso. Le ofreció practicarle un hechizo que duraría 20 años en ese transcurso de tiempo debería emocionarse y sentir lo que siente  el corazón de un humano. Para ello podía convertirse en humano y en árbol indistintamente. En el caso de no conseguirlo moriría sin remedio. Y es así como tras el hechizo el árbol impaciente se volvió paciente por dos décadas.

Casi cuando el plazo se iba a cumplir apareció  una joven de quince años pensó que esta dulce joven sería la salvación y que podría conquistar a quien le devolvería la primavera en forma de flor. Y fue así como Sakura cuyo significado es Flor de cerezo conoció a un hermoso joven llamado Yohiro (Esperanza) de largos cabellos dorados y ojos aguamarina. Conversaron por largo tiempo y descubrieron bajo las ramas del cerezo que compartían la afición por los libros.

Al oscurecer Sakura invitó a Yohiro a cenar en su casa y entre conversación y conversación se dieron cuenta que su amistad se iba solidificando. Cuando tuvieron que separarse el silencio los invadió.

Inesperadamente esa misma noche la madre de Sakura decidió cortar el cerezo seco y marchito. Yohiro sintió un miedo infinito al ver peligrar su esperanza de volver a ser árbol en flor. Sakura suplicó a su madre que soltara el hacha y le confió su secreto mejor guardado: El cerezo era su único amigo. Gracias a ese árbol ella había tenido las mejores tardes de lectura y conversaciones. Y fue precisamente bajo sus ramas rotas donde conoció el amor.

De repente misteriosamente comenzó a brillar el árbol y todos fueron testigos de cómo el feo cerezo su apariencia cambiaba; como sus ramas marchitas y decaídas se tornaban en vigorosas floreciendo las flores que en otro tiempo no existían.

El hada artífice del hechizo hacía dos décadas dio a Yohiro la oportunidad de elegir entre la forma de humano o la de árbol. Y fue así como los dos jóvenes abrazados decidieron emprender otra aventura junta. La hermosa aventura de amar.

Y desde ese día el cerezo siempre permaneció en flor como símbolo de amistad y del amor que se profesaban Sakura y Yohiro.

Historia del cerezo

Durante la Era mejí en Japón era muy común que se fuera  a buscar a las casas a los mejores samuráis que habían sin importar lo  viejo que fueran. Durante años se mantuvo una guerra que cobro vidas tanto en batalla como en casa.

En esa época florecían los árboles de Flor de cerezo o flor de ciruelo  según la historia estos árboles eran blancos (de hecho existe una variedad que es blanca sin embargo hay otra variedad con un tono rosado).

Se volvió muy común que las mujeres casadas con samuráis se quedaran solas por lo que estableció una ley en la que se le prohibía a la mujer casada con un samurái que cuando este estuviese en batalla ella se viera con otro hombre que no fuera de su familia y se volvió muy recia la ley.

Curiosamente en registros nunca se encontró ninguna mujer  asesinada por esta ley por el contrario se encontraron tantas muertas como samuráis de distintas zonas.

Ninguna de estas mujeres fue asesinada ellas mismas lo hacían con el  nombre de su esposo muerto en batalla si este era un samurái.

La ley establecía que cualquier mujer que fuera encontrada con otro hombre seria asesinada junto a su acompañante y seria libre de casarse o juntarse con amigos si esta probaba que su esposo había muerto en combate.

Muchas mujeres quedaron viudas no seguían al pie de la letra esta indicación; en señal de amor eterno a sus esposos se pintaban en la espalda el nombre de su marido y se aplicaban el harakiri (este es un suicidio voluntario y obligatorio). Para ellas era muy obligatorio seguir juntas con sus esposos esto siempre lo hacían frente a un árbol de flor de cerezo que con la sangre que absorbía se fue tornando rosada.

La era mejí es muy conocida por sus asesinatos pero es poco conocida  esta historia de la guerra dentro del hogar. Muchas mujeres se suicidaron  en señal de amor otras por amor a sus esposos no se casaron y siguieron vivas para cuidar a sus hijos como samuráis pero lo más curioso es que siempre que salía un samurái de su casa se sembraba un árbol de Cerezo en su honor... O por si era necesario.

Este es mi arbol favorito y sinceramente tanto la leyenda como la historia de este arbol me encantan

Puntos otorgados!
6 comentarios
victoriave

me gustaría ver esos árboles en persona algunas vez,son preciosos.

suiza2017

esto es en japon en el monte fuji

nelsonrodb

interesante

leonardo46

Son muy bellos esos arboles

jotanilton

hermosa planta

leonardo46

Que bien muy interesante gracias por compartirlo.muy importante e interesante articulo con un contenido informático muy bueno , excelente posts gracias por compartirlo

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST