@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
jajomo24
Comics e Historietas

El maíz encantado.

El maíz encantado.

Hace tiempo que he muerto. Es muy posible que ustedes ahora empiecen a pensar que estoy loco o tal vez soy un espirito valiéndose de un médium para poder comunicarme con ustedes y poderles contar mi historia. Pero no en primera porque no creo en un medio por lo cual alguien muerto pueda hablar con los vivos ni que existan personas capaces de realizar tal proeza. Lo que si  puede asegurarles es que hace muchos años fui enterrado en el cementerio de Barranca. Ahora me preguntaras ¿Entonces cómo es posible esta comunicación? es algo que yo mismo no se explicar. Si me cree bien por ustedes si no les deseo lo mismo discúlpenme no soy malcriado solo no tengo otra alternativa.

Oh mi querida Barranca pueblo de mi infancia donde di mis primeros pasos y conocí mi primer amor tantos recuerdo me hacen querer tener un corazón y un sistema nervioso de nuevo para sentir esa vibración de emoción llamado alegría. En mis tiempos mi ciudad era pequeña serena tranquila linda recuerdo las rusticas ventanas las toscas puertas de las casitas de mi viejo barrio pobre como era. ¡Qué fácil era la vida! Me bastaba ir a la playa Chorrillos (Mi favorita) para pescar ricas especies que luego saboreaba con mi familia y amigos más íntimos. Prefería ir de noche por que en la hora nocturna se cogen peces más sabrosos. Siempre iba acompañado de unos amigos para hacer más amena la pesca pero no esa noche yo fui solo  al parecer el destino tenia señalado para mí una experiencia que no puedo definir con palabras nada puedo aclarar la respecto por más que intente o me hagas preguntas no poder explicártelo.

Había tirado el cordel esperaba el sacudón que me dijera ha picado uno la noche estaba tibia; las estrellas parecían acercarme guiños a lo lejos el mar estaba tranquilo como una taza de agua fresca. De pronto vi una extraña luz fije mi atención y quede sorprendido no pude pronunciar palabra alguna ni moverme ni nada. Parecía como si flotara en el aire un rubí gigante con sus ángulos y aristas bien definidos me puse de pie y comencé a caminar con dirección al mar lo único que recuerdo claramente aunque con dificultad es que ya tenía medio cuerpo en el agua cuando sentí en mi mundo interior una extraña sensación yo diría un encantamiento mientras algo me impulsaba hacia adelante hacia la luz.                 Después de eso solo recuerdo la entrada de una caverna una cueva o como quieran llamarla.

Anduve casi inconsciente hasta que me encontré rodeado de pequeñas colinas donde se podía ver una vegetación pareja de plantas herbáceas. Seguí por un camino bien cuidado bordeado por tapices enanas así estuve cambiando hasta que llegue a una casa presentaba un aspecto bonito en sus ventanas sus puertas contractaban con las de mi barrio pobre eran de fino corte muy limpias de un color semejante o similar al anaranjado todo lo que veía a mi alrededor me hizo pensar con una sencilla y hermosa facilidad me llevo a pensar que me encontraba en el paraíso de pronto la puerta se abrió tras ella apareció una hermosa mujer.

Al principio pensé estar viendo aun ángel ella me dijo bienvenido seas a este valle aquí serás muy feliz con nosotras si muy dichoso siempre y cuando los frutos de nuestros amores sean mujeres de lo contrario quedaras como esclavo como muchos otros hombres que trabajan en nuestros campos. Yo no entendí en ese instante sus palabras por el contrario solo me quede sorprendido ella noto mi sorpresa solo atino a sonreír. Verdaderamente paso lo que ella me dijo tal y como ella lo menciono tuve la suerte que muchos no tuvieron al año ya contaba con cinco hermosas hijas lo que más me gustaba de mis cinco esposas era que tenían mí mismo color de piel y cabello yo soy bronceado con el color de todos mis paisanos lo que si me olía en el alma era la rudeza con la que trataban a la gente de mi mismo sexo eran esclavizados en esos campos.

Transcurrieron seis años tenía quince hijas como hubiera querido que mi madre y padre hubieran conocido sus nietas pero no era posible trataba de olvidar de dejarlos en mi pasado de enterrar esa ideas pero no podía con el pasar de los días los años fue más evidente que me invadía una extraña melancolía en los recuerdos de los hechos pasados en mi vida llego el momento en que ya no tuve apetito ni ganas de nada ellas se alarmaron al notar mi comportamiento al principio trataron de hacerme olvidar pero no pudieron por tal razón y después de una deliberada discusión acordaron darme un permiso de tres días para visitar  a  mi familia.

¡Tú ya conoces el camino! exclamo una de mis esposas y me entrego una alforja llena de maíz. Llévala a tu casa y dáselo a tu madre es de una calidad especial que nadie conoce en tu tierra otra de mis esposas me dijo que les aconsejara a mis familiares poder aprovechar la riqueza de sus frutos de pronto mi otra esposa al verme listo para partir me advirtió que por nada del mundo dejara a persona alguna darme un abraso por más importante que esta fuera. Pregunte el motivo ella sonrió nosotras somos muy celosas por eso si llegara a abrazarte alguien tu morirías en ese instante esas palabras me perturbaron un poco pero no me detuvieron en mi partida por el contrario me encontraba muy contento con ánimos de ver a mis seres queridos pero consiente de regresar pues ese ahora era mi hogar donde pertenecía ya no podía volver a casa para quedarme.

Ya era de noche cuando me encontré en mi querida tierra lo curioso es que aparecía en Puerto y no en Carquin como esperaba por eso mi caminata fue larga fue en la madrugada cuando por fin pude llegar a casa yo toque la puerta de mi casa nadie puede imaginar la alegría que sentí en ese instante una llamarada inundaba mi corazón cuando me vieron su impresión fue más que la mía ellos estaban impactados me avían dado por muerto avían velado mi ropa hecho una misa y todo eso fue el único consuelo que tuvieron mis padres cuando me fui su alegría al verme fue tanta esa emoción la alegría con la que me recibieron fue tal palmadas euforia dadas de mano pero les Alberti que no podían abrazarme por más que quisieran hacerlo no los deje.

Me entere que mi hermano se había casado mi hermana se avía ido a la universidad tenía una sobrina hija de mi hermano la cual tomo el maíz que me habían dado mis esposa luego ella lo tiro al corral de las gallinas ya habían pasado tres días fueron muy felices no quería que terminaran pero debía partir ya no podía quedarme más tiempo me había alistado y despedido cuando de pronto al salir encontré frente a mí a una antigua enamorada mía ella se iba casar conmigo cuando desaparecí note en sus ojos que me avía estado esperando pues ni bien me vio se echó encima mío para abrazarme no tuve tiempo de evitarlo. El resto ya lo saben quede instantáneamente muerto.

 

Puntos otorgados!
2 comentarios
nelsonrodb

curioso relato

leonardo46

muy curioso e interesante articulo muy bueno

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST