@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
doulos
Superación personal

EL QUE HABLA DE UNO HABLA DE TODOS

EL QUE HABLA DE UNO HABLA DE TODOS

¿Alguna vez te has topado con alguien que le gusta hablar mal de otros? Seguro creo que todos hemos tenido esta ingrata experiencia y hasta quizá hemos sido una de esas personas. Claro ahora que estamos en Cristo nos damos cuenta de lo malo que es ser un “murmurador” alguien que le gusta hablar de otro a sus espaldas y generalmente hablar mal porque eso es lo que significa esa palabra hablar mal de una persona que no está presente.

La murmuración es una manifestación de la carne y está dirigida a difamar a hablar cosas negativas de alguien sin que esté presente considero que es una actitud desleal. Me he dado cuenta que murmuradores existen en al ámbito secular pero lamentablemente dentro de la iglesia también y seguramente te habrás topado con alguien así en tu congregación

El dicho que reza: “El que habla de uno habla de todos” no deja de ser cierto si alguien habla mal de otro delante de ti ya sea porque te considere su confidente o le caíste en gracia pues debes tener cuidado con él. Porque si habla de mal de alguien lo más probable es que hablará mal de ti también. Lo malo es que algunos que pueden ser líderes de la iglesia incurren en la misma falta sólo que en estos últimos la murmuración “se santifica”. Hablo de aquellos que por ser autoridad pueden hablar mal a espaldas de un amigo hermano o consiervo y creen que lo que hacen está bien porque bueno son los líderes y algunos creen que al murmurar pueden estar siendo guiados divinamente. Déjame decirte que seas líder o no la murmuración es pecado no interesa de quien venga o la motivación que tenga si acostumbras a decir cosas a espaldas de otro es malo. Lo correcto es que la persona de quien estás hablando esté presente para que se lo digas en su cara. Me temo que algunos son más valientes hablando mal de alguien cuando están ausentes que cuando está presentes.

Pero te dije que si alguien habla mal de otro en tu presencia también en algún momento hablará mal de ti y es así personalmente tuve esa mala experiencia de amigos que hablaron bien de mí y después me enteré que usaron sus lenguas para vituperarme pero bueno en el Señor están perdonados aunque sé que nunca me lo dirán personalmente.

Déjame decirte que no existe cosa más terrible que alguien hable bien de ti pero cuando te vas de su presencia pues “raje” de ti como decimos popularmente. Esto personalmente lo llamo hipocresía que no es otra cosa que el fingimiento de sentimientos ideas y cualidades generalmente positivos contrarios a los que se experimentan. La hipocresía está presente en todos los ámbitos no es propio de los ignorantes puede estar presente en el corazón de los ilustrados; tampoco es propia de los carnales la usan también los “espirituales” pero como dije y según ellos “santificada”.

Sabes hermano creo que Dios desea que tú cuides tu lengua porque Él la supervisa a diario Dios sabe cada palabra que sale de tu corazón sabe las intenciones que hay en ti sabe si realmente estás buscando enaltecerlo a Él o enaltecerte a ti mismo. Porque enaltecerte a ti mismo significa que murmurarás y serás hipócrita pero si deseas enaltecerlo a Él entonces tratarás de ser honesto y sincero delante de los demás sin “doblez de corazón” (Sal. 12:2).

Si conoces las falencias de alguien si alguien te demuestra que es más carnal que espiritual no vayas por ahí difundiéndolo no vayas creándole mala fama creo que esto no es espiritual. Lo mejor sería quedarte callado y orar por esa persona pero no decir nada malo de él. Sobre todo si está en autoridad si es un líder de una iglesia o pastor (y los pastores no estamos libres de incurrir en esto) con más razón aun debes guardar tu lengua y tu corazón. Es cierto que como imperfectos que somos fallaremos y nos sentiremos tentados a hablar mal de alguien a sus espaldas pero si el Espíritu Santo está en nosotros nos hará saber que no debemos hacerlo que debemos deponer esa actitud carnal y mejor aún orar por el amigo o consiervo o quien fuere.

Sabes que una de las razones de porqué Dios desechó al pueblo de Israel fue precisamente su actitud murmuradora; dice el salmista: “Antes murmuraron en sus tiendas y no oyeron la voz de Jehová. Por tanto alzó su mano contra ellos para abatirlos en el desierto” (Sal. 106:25).

En realidad no hay santidad en la murmuración sigue siendo una actitud carnal y siempre la será. El apóstol Pablo advierte a los corintios: “Pues me temo que cuando llegue no os halle tales como quiero y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas envidias iras divisiones maledicencias murmuraciones soberbias desórdenes” (2 Co. 12:20). Esta iglesia era considerada como “carnal” precisamente porque aparte de una serie de manifestaciones extrañas que tenían también murmuraban.

Si eres un creyente pastor o líder que Dios santifique tu corazón y también lo haga con tu lengua para que no la uses alabando a unos y luego difamándolos que el Señor te ayude y me ayude a mí también a ser de buen testimonio en la manera cómo actuamos cómo pensamos y cómo hablamos y que tus dichos sean agradables ante Señor y ante los hombres. “Sea vuestra palabra siempre con gracia sazonada con sal para que sepáis cómo debéis responder a cada uno” (Col 4:6).

Puntos otorgados!
4 comentarios
nelsonrodb

sabias palabras

leonardo46

Interesante y muy buen articulo felicidades es un excelente posts muy bonito e informativo

suiza2017

asi es

leonardo46

Informaciones como esta hacen mucha falta en esta comunidad. Que bien muy interesante gracias por compartirlo.muy importante e interesante articulo con un contenido informático muy bueno , excelente posts

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST