@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
jordigal
Superación personal

A GRANDES MALES, GRANDES REMEDIOS

A GRANDES MALES, GRANDES REMEDIOS

A GRANDES MALES GRANDES REMEDIOS

Por Polonio Niobio

 

 

Ocurre en Munich importante ciudad alemana. Por más bien organizada que sea una comunidad hay cuestiones modernas de difícil solución. Benjamín David debe viajar a diario hasta su trabajo a la hora pico lo cual realiza en su automóvil desde hace años. Observa que poco a poco su carácter se ha agriado y de lo alegre que era y contento en su trabajo ha pasado a actitudes de malhumorado y hosco. Ha pensado seriamente en recurrir a una ayuda médica o psicológica porque no encuentra motivos de su problema. Tiene buena vida hogareña buen trabajo y remunerado correctamente que le permite una vida sin sobresaltos. Un día se levanta luego de un sueño agradable y resuelve prestar atención especial de que es lo que le produce ese cambio de ánimo matutino que luego se le va disipando durante el día. Mientras maneja su automóvil piensa en la situación. El tráfico es denso y llegar a su trabajo que no está lejano a su domicilio le reporta casi una hora Tiene varios atascamientos principalmente en el puente que lo cruza al otro lado del río y nota que eso lo comienza a incomodar seriamente. Con un poco más que ese tiempo podría dedicarse a hacer ejercicio que abandonó hace tiempo. Llega finalmente a destino con su mal humor habitual pero esta vez ha descubierto que el tráfico que debe soportar es la causa principal de su trastorno. Cuando a la tarde vuelve a casa que está a una cuadra del río Isar se detiene y baja de su auto y observa el paisaje y la corriente del agua. Le viene a la mente una idea que puede ser salvadora. Va a una tienda de enseres para campamento y allí consigue una mochila impermeable de cierre hermético del tamaño de una pequeña valija. Dispone allí con comodidad toda su ropa y se acuesta a dormir. A la mañana siguiente se dirige sin automóvil a su labor diaria. No lleva la ropa puesta sino un traje de baño. Baja al río con su mochila en la espalda se introduce en el agua y comienza a nadar las veinte cuadras que lo separan del trabajo. La corriente es muy suave y llega aproximadamente en el tiempo que demora con su coche. Al llegar cerca de su trabajo ingresa a un baño público y se viste. Tiene tiempo e ingresa a un lugar a tomar un cappuccino con tostadas. Está de muy buen humor y contento. En el futuro solamente usará el coche para los días demasiado fríos o muy lluviosos. Actualmente hace más de un año que practica este viaje a diario y ha recuperado su humor y buen talante. Todo tiene solución hasta los atascos de tránsito. A grandes males grandes remedios.

Puntos otorgados!
2 comentarios
nelsonrodb

excelente frase

suiza2017

muy bien el titulo

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST