@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
mascen
Ciencia y Educación

Elogio del Libro

Elogio del Libro

Elogio del Libro es un magnífico artículo publicado por el periodista y escritor salmantino José Sánchez Rojas el día 19 de septiembre del año 1930 en la revista Nuevo Mundo. Si se hubiera publicado hoy tendría idéntica vigencia para los amantes de los libros. He realizado algunos cambios aunque mantengo su ortografía original.

 

«Elogio del Libro porque es siempre nuestro mejor amigo. El más discreto. El más donañoso. Y el más recatado también. Le tomamos y le dejamos á placer. Si nos cansa si nos fatiga somos muy dueños de abandonarle. Si nos deleita tiene la generosidad de ponerse á nuestro alcance en todo momento. Y sabe repetirnos sus confidencias y sus secretos tantas veces como queramos.

 

Elogio del Libro porque hay libros que tienen la generosidad de espíritu de la mujer amada y de nuestro camarada más leal. Acuden á nuestra vera en el momento en que los necesitamos. Parecen hechos precisamente para procurarnos el deleite oportunísimo é Inefable. Así La imitación de Cristo. Así La Ilíada. Así el Quijote. Así la Divina Comedia. Es más: les abrimos abriéndolos al descuido por aquella página por aquel capítulo por aquella estrofa por aquel consejo que anhelamos oír entontes.

 

Elogio del Libro porque aquellas páginas antes de ser escritas fueron dichas en voz baja de corazón á corazón. De sentido permanente y eterno caen como lluvia menuda y fresca en los campos resecos de nuestra sensibilidad creándola y haciéndola apta para toda suerte de sensaciones y sugestiones.

 

Elogio del Libro porque al contacto de estas páginas sentimos el remozo de nuestra inteligencia. Oteamos paisajes espirituales vírgenes y nuestros ojos se pierden oteando lejanías y perspectivas infinitas.

 

Elogio del Libro porque nos distraen de nuestro dolor fundiéndolo hábilmente en el dolor ajeno. Se apoderan de nosotros y nos prestan energías insospechadas. ¡Qué hondos é inefables consuelos debo á este Marco Aurelio que tengo siempre al alcance de la mano sobre la mesa! ¡Qué alegrías apretadas é intimas que no puedo compartir con nadie me ha regalado este primoroso mie prigioni del buen Silvio Pellico que nos reveló para siempre que el manantial de toda alegría es la paz del corazón! ¡Cómo nos aniña y nos toma á los dorados días de la infancia este pobrecito de Asís que amansa los leones entiende el lenguaje de los pajarillos y lleva toda la vida del Universo dentro de sus entrañas! Hasta cosas inmateriales de aires colores aromas y perfumes nos traen otros libros ¿No es toda la poesía de Garcilaso un hermoso campo de Abril? ¿No tiene color y música la prosa de D'Annunzio? ¿No son una visión de amapolas y de cláveles y de gamarzas las trovas del viejo Berceo ó las serranillas ungidas con flor de romero del viejo marqués de Santillana?

 

Elogio del Libro porque estos mismos libros de hoy con ser menos pulidos y trabajados que los de antaño sirven de reposo á nuestro trajín constante y son el mejor espejo de las horas de angustia y desorientación que vivimos todos.

 

Elogio del Libro porque los tenemos para todos los gustos y para todos los instantes. Les buscamos ansiosamente para no estar un momento solos con nosotros mismos. Cucharones no hay repliegue del mundo espiritual que no se atrevan á descubrimos. Contradictorios son como la época que les ha parido. Bellos ó feos cándidos ó cínicos oportunos ó impertinentes les tendemos siempre la mano para formular en su presencia las interrogaciones á las que no queremos responder. El libro ha desertado hoy del silencio do los estudios y bibliotecas para invadir todos los parajes. Tenemos necesidad de él en la calle en el bolsillo en la alcoba en el salón en el ferrocarril y en el avión. Nos persigue nos busca y nos alcanza. Nos sirve para formularnos á diario cuestiones nuevas que en realidad no nos importa resolver. Sabemos de sobra que la verdad no es jamás un botín sino un anhelo. Y el que sabe más hoy es el que tiene noción de todo lo que ignora y el que más ama en los tiempos que corren es el que sabe atesorar más inquietudes dentro de su propio corazón doliente.»

 

Espero y deseo que el amor por los libros se mantenga porque es fundamental para la educación.

Puntos otorgados!
4 comentarios
leonardo46

Que bien muy interesante gracias por compartirlo.muy importante e interesante articulo con un contenido informático muy bueno , excelente posts gracias por compartirlo

nelsonrodb

buen articulo

midineroga

que interesante

nathysalas

buen post

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST