@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
belenpedra
Reviews

EL WENDIGO

EL WENDIGO

Un número considerable de partidos de caza salió ese año sin encontrar nada más que un sendero fresco; porque los alces eran raramente tímidos y los diversos Nimrod regresaban al seno de sus respectivas familias con las mejores excusas que los hechos de su imaginación pudieran sugerir. El doctor Cathcart entre otros regresó sin trofeo; pero él trajo en cambio el recuerdo de una experiencia que él declara era digno de todos los alces del toro que habían sido tirados nunca. Pero entonces Cathcart de Aberdeen estaba interesado en otras cosas aparte de los alces entre ellos los caprichos de la mente humana. Sin embargo esta historia particular no encontró ninguna mención en su libro sobre alucinación colectiva por la sencilla razón (por lo que confió una vez a un colega) que él mismo jugó parte demasiado íntima en ella para formar un juicio competente del asunto en su conjunto ....

 

Además de él y de su guía Hank Davis estaba el joven Simpson su sobrino un estudiante de la divinidad destinado a la "Wee Kirk" (entonces en su primera visita a los bosques canadienses) y el guía de éste Défago. Joseph Défago era un francés "Canuck" que se había desviado de su provincia natal de Quebec años antes y había quedado atrapado en Rat Portage cuando el Canadian Pacific Railway era un edificio; un hombre que además de su incomparable conocimiento de las artesanías de la madera y del arbusto también podía cantar el viejo viajerocanciones y decir un hilo de caza de capital en el negocio. Era además profundamente susceptible a aquel encanto singular que el desierto recaía sobre ciertas naturalezas solitarias y amaba las soledades salvajes con una especie de pasión romántica que casi equivalía a una obsesión. La vida de los bosques le fascinaba de donde sin duda su extraordinaria eficiencia al tratar con sus misterios.

 

The WendigoEn esta expedición en particular fue la elección de Hank. Hank lo conocía y juró por él. También le juró «como un amigo» y puesto que tenía un vocabulario de juramentos pintorescos aunque totalmente insignificantes la conversación entre los dos robustos y robustos leñadores era a menudo de una descripción bastante animada. Este río de improperios sin embargo Hank accedió a la represa un poco por el respeto de su viejo "jefe de caza" el Dr. Cathcart que por supuesto se dirigió a la moda del país como "Doc" y también porque entendió que el joven Simpson ya era un "pastorcillo". Tenía sin embargo una objeción a Défago y sólo una que era que el canadiense francés a veces expuso lo que Hank describió como "la salida de una mente maldita y triste" significando aparentemente que él era a veces tipo verdadero tipo latino y sufrió ajustes de una clase de morosidad silenciosa cuando nada podía inducirlo a pronunciar el discurso. Défago es decir era imaginativo y melancólico. Y por regla general era demasiado largo un hechizo de "civilización" que indujo los ataques pues unos días del desierto los curaron invariablemente.

 

Éste fue pues el grupo de cuatro que se encontraron en el campamento la última semana de octubre de aquel "tímido año de los alces" en el desierto al norte de Rat Portage país abandonado y desolado. También había Punk un indio que había acompañado al Dr. Cathcart y Hank en sus viajes de caza en años anteriores y que actuaba como cocinero. Su deber era simplemente quedarse en el campamento coger pescado y preparar filetes de carne de venado y café a los pocos minutos. Vestía la ropa desgastada que le habían legado antiguos patrones y a excepción de su grueso cabello negro y su piel oscura miraba en estas prendas de la ciudad no más como una piel roja que un negro de escenario que parece un auténtico africano. Por todo eso sin embargo Punk tenía en él todavía los instintos de su raza moribunda; su silencio taciturno y su resistencia sobrevivieron; también su superstición.

 

La fiesta que rodeaba el fuego ardiente de aquella noche estaba desanimada pues había transcurrido una semana sin que nadie se enterara de un alce reciente. Défago había cantado su canción y se había metido en una historia pero Hank de pésimo humor le recordó tan a menudo que "él juzgaba a los fac de tal manera que era" nada más que una mentira perdida " que el francés se había sumido finalmente en un silencio de mal humor que nada parecía quebrar. El doctor Cathcart y su sobrino fueron hechos bastante después de un día agotador. Punk estaba lavando los platos gruñendo a sí mismo bajo la inclinación de las ramas donde más tarde también durmió. Nadie se atrevía a agitar el fuego lentamente moribundo. En lo alto las estrellas brillaban en un cielo bastante invernal y había tan poco viento que el hielo ya se estaba formando sigilosamente a lo largo de las orillas del lago inmóvil detrás de ellos.

 

Hank interrumpió de repente con su voz nasal.

 

"Estoy a favor de abrir nuevos caminos mañana Doc" observó con energía mirando a su empleador. "No tenemos una oportunidad muerta de Dago por aquí."

 

-De acuerdo -dijo Cathcart siempre un hombre de pocas palabras. -Piensa que la idea es buena.

 

"Seguro pop es bueno" Hank reanudó con confianza. -¡Así que ahora tú y yo golpeamos hacia el oeste hacia el lago de los jardines para cambiar! Ninguno de nosotros no ha sido tocado en esa tierra tranquila ...

 

"Estoy contigo."

 

-Y tú Défago llevas al señor Simpson en la pequeña canoa salta a través del lago entra en el agua de Fifty Island y echa un buen estrabismo por aquella orilla meridional. y por todo lo que sabemos que pueden estar haciéndolo este año jest que nos maldice.

 

Défago con los ojos fijos en el fuego no dijo nada a modo de respuesta. Seguía ofendido posiblemente por su historia interrumpida.

 

"Nadie ha estado de esa manera este año ¡y voy a poner mi parte inferior del dólar en eso! " Hank añadió con énfasis como si tuviera una razón para saberlo. Miró a su compañero bruscamente. -Más vale que se lleve la pequeña tienda de seda y se quede un par de noches -concluyó como si el asunto estuviera decidido. Para Hank fue reconocido como organizador general de la caza ya cargo del partido.

 

Era obvio para cualquiera que Défago no saltaba al plan pero su silencio parecía transmitir algo más que una simple desaprobación ya través de su sensible rostro oscuro pasaba una expresión curiosa como un destello de luz de fuego-no tan rápidamente sin embargo que los tres hombres no tuvieron tiempo de atraparla.

 

"Él funked por alguna razón yo pensaba" dijo Simpson después en la carpa que compartía con su tío. El doctor Cathcart no respondió de inmediato aunque la mirada le había interesado lo suficiente para que pudiera hacer una nota mental. La expresión le había causado una inquietud pasajera que no podía explicar por el momento.

 

Pero Hank por supuesto había sido el primero en darse cuenta y lo extraño era que en vez de volverse explosivo o enfadado por la renuencia del otro empezó de inmediato a darle un poco de humor.

 

-Pero no hay ninguna razón por la que nadie ha estado allí este año -dijo con un tono perceptible en su tono-; "no es la razón por la que te refieres de todas maneras ... Las 'años fueron los fuegos que se quitaron' y este año supongo ... ¡Supongo que eso sucedió eso es todo!" Su conducta estaba claramente destinada a ser alentadora.

 

Joseph Défago alzó los ojos un momento luego los dejó de nuevo. Un soplo de viento se fue del bosque y agitó las brasas en un resplandor que pasaba. El doctor Cathcart volvió a notar la expresión en el rostro del guía y nuevamente no le gustó. Pero esta vez la naturaleza de la mirada se traicionó. En esos ojos por un instante captó el brillo de un hombre asustado en su alma. Le inquietaba más de lo que quería admitir.

 

-¿Los malos indios suben por allí? -preguntó con una risa para aliviar un poco las cosas mientras que Simpson demasiado soñoliento para notar este sutil juego se fue a la cama con un prodigioso bostezo; ¿O algo malo con el país? añadió cuando su sobrino estaba fuera de oído.

Puntos otorgados!
5 comentarios
nathysalas

buen post

leonardo46

Hey gracias por estos buenos consejos, Que bien muy interesante gracias por compartirlo.muy importante e interesante articulo con un contenido informático muy bueno , excelente posts gracias por compartirlo

nelsonrodb

interesante post

midineroga

curioso

mascen

Un interesante artículo. Gracias por compartirlo. Un cordial saludo.

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST