@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
ARTICULO ORIGINAL
jordigal
Apuntes y Monografías

LOS TRES CHANCHITOS

LOS TRES CHANCHITOS

LOS TRES CHANCHITOS

Por Jorge G. R. Ciruelos Casabayó

 

Tenía cinco años y lloraba porque quería ir al colegio como mi hermana mayor. Por aquellos años no existía preescolar ni jardines maternales ingresabas a primer grado el año que cumplías los siete. Mi madre negoció en una escuela para que me permitieran asistir como oyente. No era niño sabandija más bien mi problema era la timidez. Cuando asistí el primer día me di cuenta que tenía que mirar la cosa desde otro ángulo ya que sabía leer y escribir sin dificultad. Era muy poco lo que aportaba mi maestra así que cuando nos leyó una poesía de muy pocos versos afiné mi atención y lo que me gustó aparte de escuchar esas rimas aleccionadoras fue que nos repartió papelitos donde estaba escrito el poema y nos dio dos días para aprender el texto de memoria ya que entonces deberíamos recitarlo ante ella. No me dio el texto a mí de modo que en mi cuaderno lo copié de mi compañero de banco. Tenía en aquellos años una memoria envidiable de modo que memoricé el texto en el resto de las horas de ese día. Llegó el momento de rendir lección la maestra comenzó a llamar al azar los dos primeros no habían memorizado. Estaba ansioso por recitar y levanté la mano para que me llamase pero no lo hizo. Ninguno de los convocados supo lo que debía saber por lo cual la docente nos brindó una filípica recriminadora. Muchas veces recuerdo esos hechos han quedado muy grabados. Esta mañana al levantarme me he dado cuenta que en el otro polo de mi existir me sucede lo mismo con otros personajes pero con resultado similar. Estoy ahora maravillado por lo que puede lograr la epigenética si nos interesamos en ese avance científico y sus posibilidades evolutivas en nuestra sociedad . Lo he aprendido rápido como los dichos de los tres chanchitos pero la difusión o aprendizaje del hallazgo científico no interesa al mundo en general como tampoco interesaba a mis compañeritos aquellas enseñanzas. Es más se adivina una cierta repulsión a considerar su aprendizaje y aplicación. Lamentablemente triunfa el niño que todos llevamos adentro fortificado por la codicia y el engaño que nos brinda el andar por la vida.

Puntos otorgados!
9 comentarios
avdiel

Interesante anécdota, recordar es restituir o completar lo que quedo pendiente en el "pasado"....

nelsonrodb

interesante relato

leonardo46

Buena información excelente artículo, gracias por este interesante post.

soldadita

ME DIO CURIOSIDAD POR LEER EL RELATO Y LO BUSQUÉ..POR SI ALGUIEN MAS LE INTERESA. La maestra fue injusta contigo al no dejarte hacerlo sólo porque eras "oyente". Un abrazo amigo Los tres chanchitos (Los tres cerditos) En el medio del bosque vivían tres chanchitos. El más grande se encargaba de buscar la comida y cuidar a sus dos hermanos menores, quienes lo único que hacían era jugar entre los árboles y con los demás animalitos. Un día llegó al bosque un lobo feroz, y en cuanto vio a tres chanchitos gorditos (porque estaban muy bien alimentados) empezó a planificar como atraparlos para comérselos. El chanchito mayor que adivinó las intenciones del lobo, reunió a sus hermanos y los mandó a que cada uno se construyera una casa para protegerse. El chanchito más pequeño que era el más vago de los tres, sólo pensaba en jugar y la sola idea de trabajar lo ponía de mal humor. Así que construyó una casa con pajas para hacerla rápido. El chanchito del medio al ver a su hermano jugando, apuró su trabajo e hizo su casa con unas maderas. En cambio el mayor, trabajó todo el día en una casa de piedras para que fuera más resistente. Días más tarde, mientras los tres jugaban en el bosque, escucharon unos ruidos extraños y vieron unos arbustos moverse. Los chanchitos menores no le dieron importancia y siguieron en lo suyo, pero el mayor que era más precavido, se acercó a los arbustos y pudo ver la nariz del lobo asomándose por uno de ellos. Corrió tan rápido como sus pequeñas patas le permitían, y con la respiración entrecortada gritó: - El lobo, el lobo - Cada uno de los chanchitos entró en su casa con mucho pero mucho miedo. El lobo fue hacia la casa de paja, y el chanchito que estaba dentro se escondió temblando y rogando que no le pase nada. - Soplaré, soplaré y tu casa derribaré - gritó el lobo, sopló y las pajas se desparramaron por el bosque. El chanchito totalmente indefenso corrió a la casa de su hermano. Y de nuevo escucharon: - Soplaré, soplaré y tu casa derribaré - y el lobo sopló sopló y no pasó nada, tomó más aire y sopló tan fuerte que las maderas cayeron unas encima de otras. Los chanchitos salieron de entre las maderas y se encontraron con la cara del lobo hambriento; reunieron coraje y corrieron a refugiarse con el hermano mayor. El lobo se encaminó hacia allí. Pero como esta casa estaba construida con material más fuerte, el lobo soplaba y soplaba y no pasaba nada. Al darse cuenta de que no podía derribarla se enfureció, buscó un tronco y subió a la chimenea. Mientras tanto, los chanchitos guiados por el mayor, quien intuía la idea del lobo, llenaron una olla de agua hirviendo y la colocaron debajo de la chimenea de forma tal que, cuando el lobo bajo por ella, cayó dentro de la olla. Los aullidos del lobo al quemarse la cola fueron escuchados en todo el bosque. Durante años los chanchitos menores contaron las hazañas de su hermano mayor para echar al lobo, quien muy frustrado, nunca más volvió a molestar a los chanchitos.

jordigal

Muchas gracias por tu aporte y explicación.Porque si bien no es el fondo de la cuestión el tema de la fábula, ayuda mucho a enriquecer el pensamiento al respecto de la necedad humana. Un grandísimo abrazo

soldadita

Si Jorge, ya sé que no es lo importante pero relato removió cosas de mi infancia..creo que tengo una mente muy infantil ¿te lo parece a ti también?

jordigal

Gracias a la naturaleza, tenemos afortunadamente todos algo de niños, que es una de las pocas cosas que nos hace mejores. De lo contrario ya no estaríamos aquí, así que continúa, buena niña.

karenp

Recordar es vivir.

mechas73

excelente articulo, gracias por compartir

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST