@PonlotuCom
¡Comienza a ganar dinero!

¿Todavía no estás resgistrado?

Registrarse
¡Comienza a ganar dinero!

¿Ya estás resgistrado?

Ingresa

REGISTRARSE

Usuario en uso
Email invalido
Minimo 6 caracteres
No coinciden
doulos
Superación personal

LA ESPERANZA DE LA RESURRECCIÓN

LA ESPERANZA DE LA RESURRECCIÓN

LA ESPERANZA DE LA RESURRECCION

(1 Co. 15:35-50)

 

INTRODUCCION: La esperanza del creyente en Cristo no es sólo para este mundo sino para la eternidad. Pablo dice que si nuestra esperanza en Cristo es sólo para este mundo seríamos los más dignos de conmiseración de todos los hombres (1 Co. 15:19) pero sabemos que no es así. Aguardamos a nuestro Salvador que viene por nosotros a resucitarnos y llevarnos con Él.

DEFINICION: La palabra resurrección no se puede hallar en el Antiguo Testamento o mejor dicho las Escrituras Hebreas. Sin embargo en esta parte de la Biblia sí se habla de la esperanza de la resurrección. Por ejemplo mediante el profeta Oseas Dios prometió: “De la mano del Seol los redimiré; de la muerte los recobraré” (Oseas 13:14). La palabra griega que en la Biblia se traduce “resurrección” es anástasis que se define como la “acción de ponerse de pie (levantarse) de nuevo”. Cuando se resucita a una persona es como si se la levantara; se le devuelve a la vida con la personalidad que tenía antes de morir (1 Co. 15:12-13).

EN LA ANTIGÜEDAD: A los registros de dioses muriendo y resucitando en otras religiones les falta evidencia histórica y pueden ser explicados por teorías opuestas tales como el embellecimiento legendario o la falta de exactitud histórica. De forma interesante estos dioses de la vegetación que mueren y resucitan como Osiris y Adonis no son personas reales en la historia como sí lo es Jesús.

El único registro de un dios que haya sobrevivido a la muerte y que es anterior al cristianismo es Osiris. Sin embargo y como se mencionó anteriormente existen muchas y diferentes versiones de su historia. En una él es asesinado por su hermano cortado en catorce pedazos y dispersado en Egipto. La diosa Isis entonces reunió los pedazos y lo trajo a la vida pero sólo pudo reunir trece partes. Aún más es cuestionable si Osiris fue traído de regreso a la vida en la tierra o si fue visto por otros como sí vieron a Jesús. Osiris desciende y se le dio un lugar en los infiernos como dios de las momias. De forma interesante es más un estado de zombi que el de una resurrección.5 Por último en la historia de Osiris él no es el héroe sino Isis y Horus el hijo de ellos. Esto es bastante diferente del relato de Jesús quien es el príncipe héroe resucitado que fue visto por otros en la tierra antes de Su ascensión a los cielos (Hch 1:1-11).

1. Dios Señor de la vida y de la muerte

En la Biblia hebrea no aparece ninguna referencia directa a la mitología de la resurrección o a los rituales que la acompañan. Se considera que Dios es «el único Señor de la vida y de la muerte 1 Sm. 2:6: Jehová mata y él da vida; Él hace descender al Seol y hace subir.

2. Resurrección en el Antiguo Testamento

  • La resurrección del hijo de la viuda de Sarepta por mediación del profeta Elías (1Reyes 17:17-23).
  • La resurrección del hijo de la sunamita por mediación del profeta Eliseo (2Reyes 4:31-37).
  • Finalmente un cadáver que fue arrojado apresuradamente en la tumba del propio Eliseo volvió a la vida al tocar los huesos del profeta (2Reyes 13:20-21).
  • Este tipo de «resurrección» no era para la vida eterna sino como reanimación o retorno a la vida anterior.

3. Resurrección en el Nuevo Testamento

  • La hija de Jairo (Marcos 5:21-42).
  • El hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-17).
  • El amigo de Jesús Lázaro de Betania por quien suplican sus hermanas Marta y María (Juan 11:1-43).

4. Jesús habló de su resurrección

  • Jesús señala en el Evangelio de Juan: «Yo soy la resurrección y la vida. El que vive en mí aunque muera vivirá y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás» (Juan 11:25) implicando así que quienes creen en él “no morirán jamás”.
  • Jesús añade predicciones precisas: repite en varias ocasiones que el Hijo del hombre ha de morir y que resucitará al tercer día Mr. 9:31: Porque enseñaba a sus discípulos y les decía: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres y le matarán; pero después de muerto resucitará al tercer día.
  • El Evangelio de Mateo anuncia la muerte de Jesús con un paralelo con el «signo de Jonás»: así como Jonás estuvo en el vientre de la ballena durante tres días el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra Mt. 12:38-40: Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos diciendo: Maestro deseamos ver de ti señal. Él respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.
  • El Evangelio de Juan lo reitera con el «signo del Templo»: Jesús interpelado por los judíos dice: «Destruid este templo y yo lo reedificaré en tres días...»; ahora bien «hablaba del templo de su cuerpo» (Juan 2:18-22).
  • El anuncio de una «resurrección de los muertos» se hace incomprensible aun al grupo de «los Doce Apóstoles» Mr. 9:9-10: Y descendiendo ellos del monte les mandó que a nadie dijesen lo que habían visto sino cuando el Hijo del Hombre hubiese resucitado de los muertos. Guardaron la palabra entre sí discutiendo qué sería aquello de resucitar de los muertos. Y con más razón a los enemigos de Jesús que toman pretexto de él para poner guardias en su sepulcro después de la muerte de Jesús (Mateo 27:62-66).

5. Jesús aparece resucitado a sus discípulos

  • Luego comienzan las apariciones del resucitado. Jesús aparece «durante muchos días» (Hechos 13:31) «durante cuarenta días» (Hechos 1:3). Los relatos subrayan el carácter concreto de estas manifestaciones: el que aparece es ciertamente Jesús de Nazaret.
  • Las mujeres lo ven y le abrazan los pies (Mateo 28:8-9).
  • Los apóstoles lo ven lo tocan y conversan con él (Lucas 24:36-40 Juan 20:19-23).
  • Los apóstoles comen con él y él realiza gestos por los cuales se le reconoce (Lucas 24:30-31 Juan 21:9-14).
  • Pedro anunciaría más tarde lo mismo: que comieron y bebieron con Jesús resucitado (Hechos 10:34-41).
  • Jesús resucitado no es un fantasma porque aparece con su propio cuerpo tiene «carne y huesos» y desafía a Tomás el Apóstol a probar la existencia de sus llagas (Juan 20:24-27)
  • Sin embargo este cuerpo está sustraído de las condiciones habituales de la vida terrena: no reconoce los límites físicos (Juan 20:19).

6. ¿Me bendice saber que soy resucitado? (1Co. 15:35-50)

  • Resucitaremos con un cuerpo glorificado 1 Co. 15:42: Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción resucitará en incorrupción….(vs. 44): Se siembra cuerpo animal resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal y hay cuerpo espiritual.
  • Los que resucitan tienen la vida de Cristo que posee la capacidad de vivificar vs. 45: Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán espíritu vivificante.
  • El saber que voy a resucitar implica que debo conducirme como hijo de Dios y manifestar las actitudes celestiales vs. 47-48: El primer hombre es de la tierra terrenal; el segundo hombre que es el Señor es del cielo. Cual el terrenal tales también los terrenales; y cual el celestial tales también los celestiales.
  • El hombre sin redención y sin la promesa de la resurrección no puede ir al cielo vs. 49-50: Y así como hemos traído la imagen del terrenal traeremos también la imagen del celestial. Pero esto digo hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios ni la corrupción hereda la incorrupción.

 

 

Puntos otorgados!
2 comentarios
casegaby

oh, muy interesante

sila411

Todos debemos abrir nuestros corazones para que Jesús resucite en cada uno de nosotros.

¿Quieres comentar este articulo? Pues logueate o registrate.

Su transacción se ha realizado con éxito.

DENUNCIAR POST